¿Cuál es el instrumento musical más dificil de tocar?

Una pregunta frecuente de mis alumnos de guitarra es: ¿Cuál es el instrumento más difícil de tocar? La respuesta no es sencilla, pues podríamos decir que todos o ninguno, así de fácil.
El asunto debe explicarse así: los instrumentos son precisamente eso, instrumentos, el lenguaje que hablan los instrumentos se llama música, y quien los toca se llama ejecutante. Tenemos entonces tres grandes temas que nos permitirán contestar esa pregunta.
Lo más importante es la música como lenguaje; así como aprendemos desde bebés a emitir palabras sueltas y posteriormente a escribirlas, deberíamos aprender la música, la cual como seres humanos podemos producir con nuestros propios recursos corporales, bien cantando o realizando percusiones golpeando las palmas de nuestras manos o alguna otra parte de nuestro cuerpo. De hecho, ese es el origen de la música, el canto y las percusiones.
Pero como no enseñamos a los niños el lenguaje de la música con la misma insistencia que los obligamos a que aprendan a hablar, entonces es que esa habilidad sufre algún tipo de atrofia y después es un poco complicado que alguien asimile la música como otro tipo lenguaje que tiene la misma función que el habla, es decir: comunicar.
Cualquier instrumento musical es precisamente el medio que nos permite hablar el lenguaje de la música. Queda claro que para ejecutar un instrumento debemos conocer el alfabeto musical y las reglas que rigen ese lenguaje que es la música.
Finalmente el ejecutante es la tercera pieza clave. Cada uno de nosotros tiene una predisposición a cierto instrumento en función de nuestra complexión física, algo así como lo que sucede en el deporte cuando un boxeador debe tener cuerpo de boxeador, un clavadista cuerpo de clavadista, y de igual manera un basquetbolista, futbolista o lo que usted quiera. Luego entonces, un violinista debe tener las características físicas de un violinista y así sucesivamente. Claro que hay excepciones a esta, que, supongo es una regla pero no me consta.
Existe otra condición que tiene que ver con la afinidad de cada uno de nosotros con la música. Nuestra personalidad puede ayudar a definir cuál es el instrumento más adecuado. Los hiperactivos resultarán excelentes percusionistas, los introvertidos tienen tendencias melódicas, y los inteligentes y calculadores pueden obtener muy buenos resultados al trabajar con armonías complejas en cualquier instrumento.
En resumen: aprende música, selecciona el instrumento que quieras tocar, se adapte a tus características corporales y tendrás un instrumento fácil de tocar. Pero falta algo muy importante: no esperes tocar un instrumento en un mes aunque sepas música y el instrumento sea el adecuado para ti. El secreto final radica en el tiempo que le dediques a tu instrumento. La relación entre la facilidad que se tenga para tocar bien un instrumento es directamente proporcional al tiempo que se le dedique a tocarlo. ¿Te parecen bien seis horas al día?, bueno eso depende de muchas cosas, pero un músico profesional suele tocar su instrumento alrededor de seis u ocho horas por día. Esa es la gran diferencia entre un profesional y un aficionado. Evidentemente el profesional responderá que su instrumento es fácil de tocar, y el aficionado se pasará toda la vida preguntando: ¿cuál es el instrumento más difícil de tocar?

Lenguaje, instrumento y ejecutante están presentes aún en los instrumentos aparentemente más sencillos.

About these ads

Acerca de escarcega

escritor, músico, pintor, profesor de guitarra.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a ¿Cuál es el instrumento musical más dificil de tocar?

  1. alba dijo:

    Buenas:) Me tope con tu blog precisamente buscando la respuesta a la frase de tu entrada.. Toco la guitarra, y estoy aprendiendo la bateria. Me llamo mucho la atencion que escribieras, fueras musico, pintaras y enseñaras guitarra. Verdaderamente quiero dedicarme al arte y tu situacio es algo para mi, como.. un ejemplo a seguir. Me gusto tu blog y sobre todo este articulo! Interesante:) saludos desde España.

  2. escarcega dijo:

    Muchas gracias por el comentario, espero poder ayudar en algo con este blog, principalmente a los jóvenes. Un saludo desde Michoacán, México.

  3. Joseph dijo:

    Ningun instrumento es dificil todos tienen su grado de complejidad,magia,tecnica y sonido la dificultad depende de la obra que se este ejecutando ay muchos que dicen y que la guitarra es facil o una flauta asta un violin han dicho que es facil es mentira todos los instrumentos tienen su dificultad, tambien depende del musico, si el musico es bueno en un instrumento tal vez tu seas bueno en la guitarra y no le vez ninguna dificultad por que tienes tecnica en ese instrumento, tal vez si tocas por asi decirlo un piano o un violin te va a parecer dificil por que no tienes tecnica en otro tipo de instrumento tambien depende del musico, de su tecnica al tocar recuerda ningun instrumento es mas dificil que otro. Espero aver ayudado

  4. Lisette dijo:

    El bandoneón dicen que es uno de los más difíciles. Aunque yo toco bandoneón y canto al mismo tiempo y no me es complicado.

  5. escarcega dijo:

    Buen comentario el de Lisette. En realidad, tocar un instrumento y cantar es complicado. A mí me pasó con el bajo eléctrico, no se me dificultó hacer las dos cosas cuando en realidad había que coordinar dos aspectos musicales un tanto diferentes. Gracias por el comentario.

  6. Lorena dijo:

    Dicen que hay un instrumento que se llama “Trompa” y que entra en el libro guinness de recorts al instrumento mas dificil, ¿Eso es cierto?

  7. albert dijo:

    El mas difícil
    es la guitarra y batería

  8. eduardo dijo:

    sin duda alguna es el violín!

  9. Gallego dijo:

    Dice usted que la música comunica; pero, ¿lo hace de la misma forma que las diferentes lenguas? Dicho de otro modo: ¿tiene la música la misma capacidad para comunicar contenidos claros, como hace el lenguaje escrito u oral? ¿Qué comunica, por ejemplo, una sinfonía de Beethoven? Otra manera de formular la pregunta: ¿una sinfonía de Beethoven, o una cantata de Bach, tanto da, comunican lo mismo a todas las personas? Incluso cando se trate de piezas cantadas, ¿podemos tener la certeza de que la pieza en cuestión nos dice a todos lo mismo?

    El lenguaje musical no puede ser aclarado, como sucede en el caso de las diferentes lenguas. Si el receptor no entiende algo del mensaje, el emisor puede aclarar el contenido mediante un ejercicio de síntesis o de precisión, el cual destierra del discurso la ambigüedad. En la música no se puede hacer tal cosa; en ella existe, por tanto, cierta ambigüedad, incluso, como ya he dicho, en las canciones, cuya letra puede resultar enormemente compleja para ser, en efecto, descifrada. Podemos, no obstante, emplear alguna pista: por ejemplo, sabemos que un réquiem es la música compuesta a causa del dolor producido por la muerte de alguien; que las danzas suelen estar asociadas, en el contexto musical de ciertas civilizaciones, a eventos concretos; que las canciones suelen tratar siempre el asunto del amor, correspondido o no; que el blues nació en las plantaciones de esclavos negros, allá en Estados Unidos, durante el siglo XIX, y que expresa siempre un lamento, etcétera. Dichas pistas solo pueden contribuir a que en nosotros se formen ciertos sentimientos; a que se encaucen.

    Porque la música es eso: el arte sentimental por antonomasia. Pero con ella no se comunica nada, al menos a mi juicio. El acto de comunicar implica necesariamente que exista un emisor, un receptor, un canal y un mensaje que se transmite del emisor al receptor a través del canal. En el proceso musical, existen todas estas cosas, pero el receptor no puede descifrar claramente el mensaje, o, por decirlo de otro modo, aunque lo reciba, no podrá darle el sentido pretendido por el emisor. Es por ello que quizá debería decirse que la música “expresa”, y no comunica. Debe entenderse tal cosa como una actividad “uniltateral”, por decirlo de algún modo, no bilateral, como ocurre en el proceso de comunicación; unilateral porque alguien emite un mensaje que no puede ser decodificado de forma clara o completa por quien lo recibe. Hay una expresión recibida por el oyente, pero no un mensaje claro, diáfano. Esta expresión emociona, mas no comunica; o comunica de forma peculiar: cada uno entiende algo diferente. Estrictamente hablando, eso no es transmitir un contenido unívoco, concreto. Nos gusta Mozart porque nos arroba mediante la belleza de sus composiciones, no porque comunique. Mozart expresa, y nosotros nos conmovemos con algo abstracto, poco definido.

    • escarcega dijo:

      Muchas gracias por el comentario. Estoy totalmente de acuerdo con lo expresado en él. Mi posición al respecto es que la música es un lenguaje y que comunica. Naturalmente que lo hace en un plano diferente al que usted hace referencia en su comentario. Pero solamente deseo agregar algo: ¿Qué tan seguros estamos de que la comunicación a través del lenguaje oral es en verdad eficiente? Con esto quiero provocar la reflexión de que aún y se cuenten con los elementos que integran la comunicación, no hay ninguna seguridad de que el receptor recibe el mensaje en las mismas condiciones en que fue emitido. Si esto sucede en la comunicación oral o escrita, ¿qué podemos esperar de un lenguaje, como la música, que no nos han enseñado a utilizar? De nueva cuenta mi agradecimiento por su opinión y un cordial saludo.

  10. Gallego dijo:

    Se me olvidaba:

    Enhorabuena por su blog. Es excelente.

  11. Gallego dijo:

    Disculpe la cantidad de comentarios.

    Se me olvidó decir que el proceso de comunicación, de carácter bilateral, implica también una respuesta del receptor tras la decodificación del contenido. Por eso es bilateral. Pero en el contexto musical, en principio no es posible la respuesta, a no ser que el oyente le transmita al compositor las sensaciones que ha experimentado… a lo cual puede responder el compositor que las “imágenes” o sensaciones que experimentó mientras compone y toca no son ni remotamente parecidas a las del oyente.

    Ahora sí: un saludo y, por favor, disculpe la extensión.

    • escarcega dijo:

      La respuesta existe a través de las sensaciones que produce en el oyente la música. No forzosamente se trata de un canal de comunicación bilateral y continuo, pero los efectos, las respuestas, siempre deben estar presentes, lo cual valida la creación de la obra y el ejercicio de escucharla. Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s