Discusión horaria

Una vez más llegó la fecha del cuestionado cambio de horario de verano. La historia se repite en sus aspectos fundamentales, representados por la duda mayoritaria en cuanto si se deben atrasar o adelantar una hora los relojes, asunto que muchos prefieren no atender y dejar sus medidores de tiempo intactos para gozar de una hora más de descanso, misma que les será descontada por llegar a sus trabajos una hora tarde el siguiente lunes laboral.

Otra molestia generalizada es de carácter metabólico, pues una hora de alteración en las rutinas cotidianas para muchos representa días o tal vez semanas de adaptación, cuestión que termina siendo superada con el empleo de la autosugestión.

Se nos ha dicho muchas veces que esa medida, de carácter mundial, beneficia al planeta al disminuir el consumo de recursos energéticos de manera significativa, pero nadie ha comprobado esa teoría en la práctica pues los recibos de la luz en vez de bajar permanecen iguales, o llegan, incluso, a registrar incrementos injustos.

Una hora más o una hora menos en el ajuste de nuestros horarios es relevante, tal como lo es el incremento o decremento de tan sólo dos o tres grados centígrados en la temperatura ambiente. En ambos casos estas variaciones alteran el equilibrio y, por mínimas que parezcan, forman parte del proceso evolutivo del hombre; un proceso gradualmente lento al principio pero que incrementa su velocidad conforme la línea del tiempo avanza.

Estos tiempos evolutivos, cada vez más rápidos, permiten que en la actualidad, en sólo una generación, se experimenten cambios ambientales y un desarrollo tecnológico impensable hace quinientos años.

Nuestros antepasados que habitaron este planeta, tuvieron la oportunidad de dedicar una vida entera a proyectos tan concretos como una guerra, construir una gran edificación o recuperarse de una epidemia o un terremoto. Asuntos tales forman parte de la agenda del hombre contemporáneo en plazos verdaderamente cortos que se cumplen puntualmente.

Teorías recientes han comprobado que, si bien la naturaleza no es sabia, al menos es prudente, sin que por eso deje de reaccionar como humano ante las provocaciones de los humanos. La teoría concretamente trata de comprobar que el hombre está humanizando a la Madre Naturaleza.

Ciertas reglas de la naturaleza fueron exactas y justas; por ejemplo, consideraron que los procesos evolutivos anatómicos e intelectuales de los seres vivos fueran lo suficientemente prolongados como para crear un estado de tolerancia, satisfacción y orgullo, lo cual no es posible en la actualidad pues la evolución, al menos la intelectual, transita velozmente y en todos los sentidos posibles, creando intolerancia, insatisfacción y vergüenza.

Mucho hubiéramos aprendido como seres humanos si el proceso evolutivo al que me refiero se hubiese dado en tiempos más cortos. Imaginemos a un naciente Homo Sapiens diciendo: “Mi abuelo era un Cro-Magnon, y me acuerdo cuando me sentaba en sus rodillas”. Evidentemente me refiero al empleo de la tradición oral como una eficiente herramienta de aprendizaje no basada precisamente en la tecnología.

En defensa de la sabiduría de la naturaleza, debo apuntar que existen hoy en día vestigios de sentido común. He iniciado esta entrega hablando del cambio de horario como una imposición del proceso evolutivo, y debo reconocer que persiste un acto de rebeldía que practican numerosas comunidades indígenas y al cual me sumaría con gusto en la práctica, consistente en el desacato de tal ordenamiento, apoyado en la convicción de que solamente existe una hora: la hora de Dios.

Anuncios

Acerca de escarcega

escritor, músico, pintor, profesor de guitarra.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Discusión horaria

  1. Dugutigui dijo:

    Probablemente no afecte gran cosa si lo comparamos con la perturbación permanente que supone nuestro ritmo de vida actual…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s